viernes, 17 de mayo de 2013

Isla de Paros



Naoussa, Paros, Islas Cícladas, Grecia

El barco pone rumbo SE desde Kythnos, dirección a la isla de Paros. Nuestro puerto de atraque: Naoussa, pueblo de pescadores típicamente griego ubicado en una tranquila bahía al norte de la isla.



Paros es la tercera isla en tamaño de las Cícladas y un lugar muy concurrido en verano por los windsurfistas, atraídos por los fuertes vientos que aquí reinan durante esa época del año.

Al aproximarnos a la isla por su extremo norte, una solitaria ermita blanca de techo azul nos da la bienvenida. Enfrente, las casas blancas de Naoussa y su magnífica iglesia, invitan a un paseo.


Pronto averiguamos que Naoussa es una de de esas localidades que se ha convertido en destino cosmopolita de los ricos. Su puerto recuerda un poco al de Mikonos, con los baretos y mesas frente al mar. Aún así, ha sabido mantener el carisma y autenticidad del típico pueblo pescador griego, de casas blancas y floridas, y callejuelas laberínticas llenas de tabernas.







En la cima del pueblo, al final de una cuesta, se encuentra la iglesia Kimissis tis Theotokou (Iglesia de la Ascensión de la Virgen) iluminada por las últimas luces del día.




En el puerto, los numerosos restaurantes preparan las mesas para los turistas que hoy se encuentran en este lugar lleno de encanto.




Un poco más allá, en una antigua casa frente al mar, un viejo pescador del pueblo, ahora retirado, juega al backgammon con su hijo que ha venido a verlo desde Atenas. En su mirada asustada se adivina una vida de grandes aventuras marinas interrumpidas hoy por una crisis inesperada.

1 comentario:

  1. Paros es el único lugar del mundo donde no se distingue el horizonte, se confunde el cielo y el mar. Es bellísimo. J

    ResponderEliminar