miércoles, 5 de marzo de 2014

Viajando de Tromsø a Svolvaer en Hurtigruten


Svolvaer, Islas Lofoten, Noruega

Después de haber alargado la noche al máximo y haber superado un fuerte ataque de sueño, mi barco Hurtigruten que me llevará de Tromsø a Svolvaer (en el corazón de las Lofoten) zarpa a la 1:30 de la madrugada. 

El hotel de Tromsø estaba patas al aire, en obras, así que he pedido educadamente a gerencia que, como compensación por las molestias causadas en mi sensible persona, me alargasen gratuitamente mi estancia hasta la madrugada. Y han accedido.

Una vez en el barco, voy a mi camarote y caigo rendido. Al día siguiente, me despierto pronto, voy a desayunar al cuarto piso y me encuentro con un enorme salón.

El viaje hasta Svolvaer, en las Lofoten, dura 18h, o sea que durante el día lo mejor que uno puede hacer es relajarse y disfrutar del paisaje, especialmente si el tiempo acompaña como hoy.



Los hay que prefieren tomar un baño. Mmmm...no me tienta nada la idea.

Yo me concentro más bien en la fotografía, alternando entre dentro y fuera pues, aunque hace un poco de sol, el viento helado te corta la piel a cuchilladas.






Muchos prefieren disfrutar del escenario sentaditos en primera fila del piso 8, el "panorámico". Es una opción.

Pero a mí me gusta salir fuera y notar el frío. 





Para mañana han anunciado buen tiempo. Si es así, me alquilaré un coche para recorrerme este fantástico archipiélago del ártico. ¡Ojalá!

2 comentarios:

  1. Como siempre, buenísimos tus testimonios.
    Ver estas fotos me recuerda mucho nuestra Tierra del Fuego.
    Suelo elejir islas tambien como objetivo principal de mis vacaciones, tienen un extraño atractivo e historias fascinantes.
    Sería bueno que etiquetaras los post por archipiélago, así a los lectores se nos facilitaría la busqueda de la información y detalles desde el baner lateral.
    Saludos de Argentina
    Andrés Koch
    desde Chascomús

    ResponderEliminar
  2. Gracias Andrés, celebro que te guste el blog. Un abrazo

    ResponderEliminar