miércoles, 16 de enero de 2013

Fin de año 2012 con Cordas do Sol



Santa Maria, Ilha do Sal, Cabo Verde

Por fin llegó la noche tan esperada: reveillon en el hotel Morabeza en Ilha do Sal con la actuación especial de Cordas do Sol.

La velada comienza a las 19:30 h con un aperitivo en las instalaciones del hotel. El chef revisa los últimos detalles para la gran cena. Le pregunto cuál va a ser mi mesa y me indica que ésa, una perdida en un rincón. Amablemente le pido que me cambie a una mesita algo elevada y no muy lejos del escenario. Con ese carácter típicamente amable y proactivo de los caboverdianos, se preocupa, mueve esta mesa, busca otra, mira aquí y allí, y finalmente reorganiza todo para ofrecerme una con una vista magnífica. En mi país me habrían propinado un "lo siento señor, las mesas ya están asignadas y no podemos cambiarlas". Aquí no. Aquí se preocupan por las personas, ¡viva la flexibilidad de los pueblos sencillos!



Y comienza la cena. La gran mayoría de los comensales son extranjeros. Solo un pequeño grupo de caboverdianos, que parecen ser familia y allegados de los músicos, representan este país. Los europeos son de los más extravagante, algunos parecen sacados de la película del Titanic:



Antes de medianoche y durante la cena, el grupo Cordas do Sol toca a medio trapo, como música de fondo, con canciones populares del país. Unos bailarines intentan animar a este público tan sofisticado. Y es que el Morabeza es un 5 estrellas y esta cena cuesta un pastón. Afortunadamente, a mí me han hecho un precio especial por ser amigo de los músicos.



Ceuzany, la solista del grupo, alterna entre el escenario y sus amistades.



A medida que va pasando el tiempo, algunos (los más oscuros) parecen divertirse más que otros (los más pálidos).




Por fin tocan las 12 y se destapa el champán (aquí no hay uvas). Acto seguido se apagan las luces y comienza el castillo de fuegos artificiales con música de Vivaldi (menuda sofisticación).



Y por fin arranca Cordas do Sol al completo, con toda la fuerza que les caracteriza. El contagio del buen rollo es espontáneo y todos nos ponemos a bailar. Pero excepto los caboverdianos y un servidor, nadie conoce aquí ni el grupo, ni sus canciones. Nadie sabe que Cordas do Sol es en la actualidad el mejor grupo musical del país, y que solo el año pasado se llevó tres primeros premios en el concurso anual de música caboverdiana, entre ellos "a la mejor canción" Mnine da rua ma mim. Es ésta:




Pero mejor así porque al cabo de poco rato casi todos los turistas desaparecen (se van a celebrar el fin de año a su habitación, me imagino) y me quedo con los caboverdianos y Cordas. Ahora sí es una auténtica fiesta, interactiva, familiar, única, entrañable:





Los niños del país se conocen las canciones de memoria y participan del concierto.



Al cantar Mnine da rua ma mim, Ceuzany y Arlindo hacen subir al escenario a una niña para que les acompañe. Adorable. La canción habla de los niños de la calle de Praia y Mindelo, y cuenta que cualquiera de nosotros podría haber sido uno de ellos.




Al final, ya cerca de las 2 de la madrugada, Cordas, agotados, ponen fin al concierto...bueno...eso intentan, porque enseguida los pocos que quedamos coreamos al unísono "mais um ves, mais um ves, mais um ves!" hasta que Cordas cede y nos regala tres canciones más, entre ellas Sorrón sensode (abajo grabada en vivo en Lisboa; por cierto, mirad cómo se mueve Ceuzany):




Por fin se apagan las luces y la música, y comienza a correr el grogue, el ron de Santo Antao, por cierto, de donde es originario el grupo. Y cómo no, las fotos de recuerdo:





Es Nochevieja y la fiesta sigue en el pueblo. Allí me encuentro con Arlindo. Mientras tomamos el segundo grogue del año me confiesa que cuando le escribí diciéndole que igual venía a su concierto pensó "bueno, sí, ya..." y que no creía que lo hiciera. Así que le hizo mucha ilusión el verme. Tanta que me invitó al año próximo allí donde dieran el concierto. Me dijo que no está acostumbrado a que los europeos conozcan sus canciones y sus letras, y que eso le ha llegado al corazón. Buena gente. ¡Feliz año 2013 a todos!

No hay comentarios:

Publicar un comentario