martes, 2 de julio de 2013

Corte, el alma de Córcega

Corte, Córcega

La ciudadela de Corte, en el corazón de Córcega, es sin duda el punto neurálgico y alma de la isla. 


Antigua capital de la Córcega independiente, Corte encierra con particular intensidad la imprenta de las grandes luchas y batallas que forman parte de la historia de la isla.

Corte fue construida en una estrecha colina en la confluencia del Restonica y el Tavignano, protegida por el entorno natural del pico Rotondo, la cresta del monte Galghello y las fronteras montañosas de la Castagniccia. Su fortificación fue obra del virrey de Aragón, Vincentello de Istria, en 1419. Nuestro rey, por aquel entonces en conflicto con Génova, le ofreció una flota de 400 galeras para sacar al invasor. Bonifacio resistió, pero el resto de la isla cayó en sus manos.



Asentada en su peñasco, la ciudadela corona la haute ville con sus antiguas casas clavadas en la roca, contrastando con la ville basse, moderna y erigida a los dos lados de la carretera Bastia-Ajaccio.




Corte fue el último bastión de la independencia corsa. Eso la hizo víctima frecuente de los combates entre isleños e invasores.

El 13 de Julio de 1755, Pascal Paoli se transforma en el jefe supremo de Córcega. En noviembre de 1755 se vota aquí la Constitución, inspirada en los principios de Montesquieu, que proclama la soberanía de la Nación Corsa. Corte se constituye capital y sede del nuevo gobierno. Paoli crea la universidad corsa.

La plaza del corazón de la ciudad muestra una estatua del principal general de Paoli, François Gaffori. En las paredes todavía se aprecian las trazas de las balas tiradas durante la guerra de la Independencia. 





Córcega permaneció independiente hasta 1769, año en que la batalla de Ponte Nuovo marcó el final de esa etapa. Los franceses se apoderaron de Corte sin resistencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario