sábado, 6 de julio de 2013

La maravillosa experiencia de los aeropuertos










Heathrow, UK

Hoy comienzo un nuevo viaje a la Polinesia. Por primera vez no lo hago con Air Tahiti Nui, vía París, sino con Air New Zealand. ¿La razón? El precio del billete. Por un extraño motivo, Air Tahiti Nui ha subido sensiblemente el precio del Paris-Papeete-Paris con respecto a los años anteriores. Air France también está por las nubes, así que busco y rebusco y encuentro un vuelo de Air New Zealand 25% más barato. ¡Fantástico! -pensé cuando lo compré...

¡Já! 
Tras completar el tramo Barcelona-Londres con British Airways, y soportar al niño del asiento trasero, que no ha parado de gritar, cantar, y llorar durante todo el trayecto, llego finalmente a la terminal 5 de Heathrow. 

Heathrow es un caos terrible. Para empezar está el tema de las 5 terminales. Uno no se libra de tener que coger un autobús para cambiar de terminal, lo cual por sí solo ya es un tocanarices importante. Pero es que además está todo patas arriba...obras y más obras, hasta donde alcanza la vista. Operarios, balizas, casetas, andamios....esto es un infierno. Los padres deberían decir a los niños como el de mi fila trasera, que si no se portan bien "irán a Heathrow". Seguro que callarían como vellacos.



Una vez en la Terminal 1, me dirijo a la oficina de Air New Zealand más próxima. Allí pido el asiento de ventana cuya reserva me ha sido denegada desde que compré el billete “porque no nos deja la compañía”. Y claro, tal como me temía, me encuentro con un I'm sorry Sir, no nos queda ninguna ventana libre. Y aquí ya me han subido los colores. Mire, "Sir", he comprado este billete hace más de dos meses y desde el primer día que llevo intentando reservar un asiento de ventana, y la compañía no me ha dejado...y ahora Vd me dice que están todos cogidos....me puede por decir por favor cómo diantres han reservado ventana los que sí que tienen ventana?” Evidentemente, el operario no me ha podido dar una respuesta. Resignado, acepto un asiento en el pasillo, pero...de nuevo otras sorpresa...only to LA. ¡Pero si yo voy a Papeete! Sorry Sir, el tramo Los Angeles-Papeete lo cubre otra compañía, Air Tahiti Nui, y no le podemos dar la tarjeta de embarque. Tendrá que sacarla en LA.

Después de mi segundo chasco, empiezo a comprender por qué este billete era el más barato.

Una vez pasado los controles por n-ésima vez (otra cosa que nunca he entendido: si no he podido salir al exterior, por qué te hacen pasar otra vez los controles?) me voy al interior y me pongo a escribir esto. Aún debo esperar 2h más hasta que despegue mi vuelo a LA (otro de los motivos del menor coste de este billete: escalas largas aquí y en LA, tanto a la ida como a la vuelta).

Bueno...aprovecho para ensayar mi nueva compacta Sony CyberShot RX-100, mi alternativa "ligera". Sí...uno ya no puede cargar las 24 h la mochila con 10 kg de material fotográfico, así que en este viaje alternaré la réflex con ésta.



                       




LAX, USA

El vuelo de Air New Zealand ha estado mucho mejor de lo que me esperaba. Han puesto “reposapiernas” y “recogecabezas” extensibles en los asientos, lo que me ha permitido dar unas cuantas cabezadas. Y la comida, excelente. Además, la compañía ofrece multitud de películas para escoger, algunas también en “spanish castillian” (eso ponía allí). Elijo Hitchcock. Por cierto, cómo se parece su personaje a nuestro rey.



Pero una vez en LAX se acabó de nuevo la buena vida. Para empezar, he tenido que recoger la maleta y pasar la aduana: otra de las increíbles tonterías de la policía americana: ¿por qué mi maleta debe pasar por aduanas si solo estoy de paso? La otra tontería crónica es la preguntita 
en el cuestionario de entrada en USA de “si llevo caracoles”. ¡Caracoles! A ver...primero, no suelo viajar con caracoles como animal de compañía, y segundo, si un día viajase con uno, aparte de plantearme seriamente si me he vuelto loco, respondería “no” en el cuestionario y ya está. ¿cuántos más años va a durar este cuestionario absurdo? 

Para colmo aquí también he tenido que cambiar de terminal, sacar la tarjeta de embarque, y caminar otro km hasta la puerta 121. Suerte que tengo tiempo, que si no esto hubiera sido de infarto.

Ayy...qué ganas de llegar a mi Papeete querido y acabar con tanta normativa.

Papeete, Tahiti

¡Ya! ¡Por fin! Son las 5:10 de la mañana y el avión toca suelo en la pista del aeropuerto de Faaa (sí, con 3 As). Hace 32 h que salí de casa. Al final el vuelo ha sido de Air Tahiti Nui. Iba un poco vacío y me he agenciado tres asientos libres en la última fila, con lo que he podido dormir las 8h que separan LA de Papeete. 


Afuera todavía es oscuro




Adentro, la esperada bienvenida con música. Iaorana, Tahiti!

No hay comentarios:

Publicar un comentario