jueves, 27 de junio de 2013

Las islas Lavezzi



Bonifacio, Córcega

Desde la marina de Bonifacio zarpan cada día varios barcos cargados de turistas rumbo a los alrededores. Una buena opción es la excursión a las islas Lavezzi, un conjunto de islotes y peñascos graníticos de singular belleza 
rodeados de aguas turquesas, situados en la parte francesa del estrecho que separa Córcega de Cerdeña.





Se trata de un espacio natural protegido desde 1982 que, por desgracia, esconde tristes episodios. Como el ocurrido en la isla principal, Lavezzo, la noche del 15 de Julio de 1855, donde tuvo lugar el peor naufragio de la marina francesa al estrellarse contra las rocas la fragata Sémillante durante una violenta tormenta. A bordo llevaba 380 marineros y 393 soldados que partían para la guerra de Crimea. Todos perecieron en la tragedia. Los cuerpos de los náufragos reposan en dos cementerios de la isla.



El otro gran islote de las Lavezzi es Cavallo, que no forma parte del Parque Natural por estar habitada.

Aquí tampoco faltan historias macabras. La madrugada del 18 de agosto de 1978 el príncipe Víctor Manuel de Saboya (el que se lió a a puñetazos con su primo durante la boda del príncipe Felipe), se convierte en el protagonista de un triste episodio: bajo la influencia del alcohol, se dirige furioso y armado al yate del multimillonario Nicky Pende, acusándole de haberle robado una de sus zodiacs. Con un rifle para cazar elefantes, asusta a Pende disparando dos tiros en la dirección del multimillonario con tan mala pata que alcanza el muslo de un joven estudiante alemán de 19 años que se hallaba, detrás, a poca distancia, durmiendo en la cabina del barco de su padre. El joven murió a los 4 meses.

Tras una larga batalla legal entre las dos familias, en 1991, el tribunal francés absuelve a Víctor Manuel de la acusación de asesinato. En cambio, le condena a 6 meses de libertad condicional por tenencia ilegal de armas. No contento con el proceso, nuestro simpático personaje se refirió a los jueces franceses que llevaban su caso como "esos desgraciados de mierda cuyas mujeres probablemente les están poniendo los cuernos mientras no me quitan el ojo de encima". Lenguaje propio de todo un señor de la nobleza italiana.

Más recientemente, ya en Italia, el tipo se ha visto implicado en oscuros asuntos de corrupción, tráfico ilegal de divisas, falsedad en documento público y favorecimiento de la prostitución, lo que le ha llevado por segunda vez a la cárcel. Actualmente se halla en libertad provisional, en espera de juicio.

Vamos una joya de individuo, que la nobleza europea ha sabido honrar y premiar con las siguientes distinciones:


-Bailío Gran Cruz Honor y Devoción de la Soberana Orden Militar y Hospitalaria de Malta.
-Bailío Gran Cruz de Justicia de la Orden Constantiniana de San Jorge.
-Caballero Gran Cruz de la Orden de San Carlos.
-Gran Maestre de la Orden de la Santisima Anunziata.
-Gran Maestre de la Orden al Mérito Civil de Saboya.


Que venga alguien y me lo explique...

Desde 1970, en Cavallo se vienen construyendo numerosas viviendas de lujo, así como un pequeño aeródromo y una marina. Al pasar por delante, el joven capitán de nuestro barco hace sonar fuertemente su sirena para molestar a los inquilinos, según él, millonarios sin escrúpulos que han tomado la isla y no dejan visitarla a la gente del lugar.





No hay comentarios:

Publicar un comentario