viernes, 27 de diciembre de 2013

Tabarca, la isla poblada más pequeña del Mediterráneo



Tabarca, Alicante

A pesar de sus casi 8.000 km de costa, el territorio español no se caracteriza precisamente por tener una gran cantidad de islas. Aparte de las Canarias, las Baleares y 5 isletas en la costa gallega, no tenemos ninguna otra isla que sobrepase el km2 de superficie. Eso sí, existe algún que otro islote desperdigado por nuestras aguas: las Columbretes, Alborán, las Medas, las Chafarinas, peñón de Alhucemas, Tabarca... Hoy nos fijaremos en esa última, Tabarca, la isla habitada más pequeña del Mediterráneo
Situada a poco más de 4 km de la costa alicantina, Tabarca tiene unas dimensiones aproximadas de 2 km de largo y nunca más de 0,5 km de ancho.

En uno de los nudos de esa especie de doble 8 se sitúa la población de Tabarca, a veces denominada Sant Pau, y en el otro nudo un paraje más natural, donde se encuentra el faro y el Torreón de San José, construido en 1792 y utilizado como prisión durante la guerra civil española.



En el lado que mira a Santa Pola se encuentra el puerto, y en el otro una bonita playa que se atiborra de turistas en verano.

Tabarca era ya conocida por griegos, fenicios, romanos y finalmente por los musulmanes. Debe su nombre a otra isla, Tabarka, en la costa tunecina. Resulta que en 1768 Carlos III, mediado por Fray Juan de la Virgen, mandó rescatar a 69 familias italianas instaladas en una isla tunecina y que se hallaban sometida a la esclavitud por el rey local desde hacía 27 años. 

Los nuevos llegados desembarcaron en Alicante y posteriormente el conde de Aranda consiguió su traslado a la isla, a fin de permitirles recuperar el hábitat cotidiano, así como que pudieran seguir ejerciendo la pesca como actividad predominante. 

Allí se les construyó una ciudad, Nueva Tabarca, y un fuerte para protegerla. En total 296 personas. Todavía hoy uno puede encontrar gente con apellidos como Capriata, Russo o Colomba.

La isla disfrutó de ciertos privilegios durante un tiempo, pero a finales del XVIII y comienzos del XIX, Tabarca entró en declive y no se recuperaría hasta 1960 con la llegada del turismo. La isla llegó a sobrepasar los 1000 habitantes en 1920. En 1970 quedaban solo 250 y hoy (censo de 2012) son solo 61. Esos son los del censo, pero en verano recibe hasta 3.000 turistas por día.

Por suerte no se ha construido mucho desde su fundación con lo que la isla ha conservado el aspecto original. Si os apetece conocerla un poco más os remito este reportaje de "Comando actualidad" de TVE 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario