domingo, 23 de septiembre de 2012

Un paseo por Avarua, sin plan



Avarua, Rarotonga, Islas Cook
Una de las ventajas de viajar solo es que a menudo te levantas por la mañana sin ningún plan. Simplemente sales de la habitación, agarras el equipo fotográfico, paseas y esperas a que pasen cosas.

Eso es lo que me ha pasado hoy. En Avarua, la capital del país, me acerco al muelle y veo que ha llegado un barco con la pesca del día: unos enormes mahi-mahi (lampugas) cuelgan del palo de los trofeos. La tentación de hacerse una foto a su lado es irresistible.

Rápidamente, un lugareño despelleja y prepara una de las piezas in situ, lista para ser cocinada esta misma noche en algún restaurante de Rarotonga.



Siguiendo con mi paseo, un poco más allá distingo una canoa que me llama la atención. Un grupo de polinesios mezclado con algún occidental parecen tener problemas. Me acerco e indago. Se trata del O Tahiti Nui Freedom, una expedición en canoa tradicional que intenta reproducir, en sentido contrario, el trayecto que probablemente siguieron a lo largo de los siglos los colonizadores del Pacífico, desde el sureste asiático hasta Papeete. El líder de la expedición se llama Punua, un jefe barbudo de Rangiroa.




Esto ocurría en 2010. Recientemente me he encontrado con Punua en Rangiroa, por casualidad. Me estuvo explicando cómo fue todo. Podéis mirar lo que me dijo en mi post de hace unos meses en O Tahiti Nui

Avarua es la capital del país y sede del gobierno. Un único edificio alberga todos los ministerios, ubicados en diferentes plantas y debidamente identificados con letreros colgados de la pared.



Un poco más allá, la iglesia católica de Avarua, cuya cúpula recuerda a la punta del volcán de fondo



O la otra gran iglesia, la Cook Islands Christian Church o CICC, esta vez de corte más british:



Al final del día acudo al puerto deportivo donde cada atardecer un grupito de occidentales le dan a las cervezas mientras los locales optan por el remo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario