sábado, 4 de agosto de 2012

El Aranui, carguero de las Marquesas



Aranui, Tahiti, Polinesia Francesa

Hoy comienzo un periplo por las Marquesas a bordo del carguero mixto Aranui 3. Se trata de un navío de 117 m de eslora y 18 m de ancho, que ofrece una fórmula de viaje muy original al combinar el transporte de mercancía con la actividad turística.



El buque tiene una capacidad de carga de 2.000 toneladas y alojamiento para 211 pasajeros (en esta ocasión somos 166) y 63 tripulantes. Ofrece un amplio abanico de acomodamiento, desde suites con balcón, hasta dormitorios colectivos, y el precio del billete incluye todas las comidas (ya sean a bordo o en tierra) y las excursiones.



Durante dos semanas y a través de más de 3.400 km de recorrido, el Aranui aprovisiona de víveres y mercancía de todo tipo a la mayoría de los pueblos de las 6 islas habitadas que componen el lejano y emblemático archipiélago de las Marquesas.


El carguero emplea 3 días de navegación para llegar al archipiélago, a 1.500 km de Papeete, y 3 más para volver, haciendo escala entre medio en dos atolones de las Tuamotu: Fakarava a la ida y Rangiroa a la vuelta. Durante los 8 días restantes el Aranui visita hasta 15 localidades repartidas en las 6 islas habitadas de las Marquesas: Nuku Hiva, Ua Pou, y Ua Huka en el grupo norte, e Hiva Oa, Tahuata y Fatu Hiva en el grupo sur. De vuelta, el Aranui regresa a Papeete cargado de copra, limones y cabras procedentes del archipiélago. Una semana después reinicia de nuevo el mismo recorrido, que realiza hasta 16 veces por año.

La Polynésie à bord de l'Aranui

No existe otro modo posible de visitar todos esos lugares en tan poco tiempo. En algún caso el Aranui incluso llega hasta valles internos no comunicados por vía terrestre e islas sin aeropuerto. Ofrece una manera única de descubrir las Marquesas, salvajes y auténticas, a bordo de un navío confortable, alegre, distraído y desenfadado en el que los marineros marquesanos comparten los momentos de ocio con los pasajeros. 

Por su parte, las visitas periódicas del carguero son de crucial importancia para los isleños y forman ya parte de su identidad, tanto por la recepción de mercancías de todo tipo, como porque representan una de esas pocas ocasiones en que pueden relacionarse con el mundo exterior así como vender sus productos artesanales.



Son las 10:30h de la mañana del sábado 21 de Julio. El Aranui hace sonar la sirena para anunciar su partida. Zarpamos del muelle de Papeete y ponemos rumbo al atolón de Fakarava, donde haremos una escala de dos horas mañana a las 7 h de la mañana. Hace sol y anuncian buen tiempo. Tras las obligadas instrucciones de salvamento e incendio, tiene lugar la primera comida colectiva. Es uno de esos momentos en los que disimuladamente todos examinamos y somos examinados por nuestros futuros compañeros de viaje.

En esta ocasión, la mayoría de pasajeros son franceses y australianos. El resto lo forman norteamericanos, neozelandeses, suizos, británicos, alemanes y españoles, por ese orden. En total 8 nacionalidades; pocas, encuentro yo, para un planeta de 193 países.

Los de la agencia Lardasquesí me han enviado como reportero de abordo del Aranui, por lo que si queréis participar de este periplo, aquí encontraréis fotos e información del día a día.

No hay comentarios:

Publicar un comentario