sábado, 17 de noviembre de 2012

La ruta transversal de Poindimié-Koné, Nueva Caledonia



Bopope, Grande Terre, Nueva Caledonia

Hoy toca viaje largo: de Poindimié a la isla de Ouvéa, pasando por Nouméa. Tras un plácido desayuno frente al océano, dejo el Tieti Tera con cierta melancolía. Agarro el volante y pongo rumbo a Koné, en la otra costa, por la ruta transversal de Poindimié-Koné, una de las más bellas de la isla.



La ruta, cuya construcción duró 10 años y costó un dineral dado la dureza del relieve, los ciclones y las indemnizaciones, atraviesa numerosos poblados (o tribus como aquí se denominan). Uno de los más emblemáticos es sin duda Bopope, con sus cabañas circulares de paja y sus vistas majestuosas a las montañas y valles.




El resto del viaje hasta Nouméa se me hace largo y pesado, la mayor parte del tiempo bajo la lluvia. En total 6 interminables horas de coche y 400 km de recorrido. Al llegar al aeródromo doméstico de Magenta en la capital, devuelvo el coche. Faltan 2 h para que salga el avión a Ouvéa, mi primera de las islas de la Loyauté (Islas de la Lealtad), tres islas coralinas al este de la Grande Terre. Al subir al avión tengo una agradable sorpresa: es un avión de Air Tahiti. La música, las azafatas, el saludo tahitiano ia orana...¡qué recuerdos!

No hay comentarios:

Publicar un comentario