miércoles, 28 de noviembre de 2012

Tanna, la isla del volcán Yasur




Tanna, Vanuatu

Después de un agradable desayuno con vistas a la bahía de Erakor de Vila, un taxi me lleva al aeropuerto. En recepción, el conserje va vestido a lo tradicional, imagino que para dar un poco de ambiente.



Hoy toca isla nueva: Tanna, la isla del volcán Yasur. Situada al sur del Vanuatu, Tanna es la segunda isla más visitada del país, después de Efate. De hecho sería la primera si no fuera porque en Efate está la capital y el aeropuerto internacional. 


La lista de motivos para venir a Tanna es larga y extensa. Comienza, evidentemente, con el volcán Yasur, uno de los pocos volcanes activos del mundo con un acceso fácil. Sigue con la visita a kastom villages (poblados nativos transformados en atracción turística), ceremonias kava, cultos cargo, plantaciones de café, festivales étnicos, caballos salvajes, playas de arena negra, banianos gigantes, ñames de dos metros, y, encima, está libre de malaria. Vamos, el lugar ideal para que el turista se deje sus dólares, que buena falta le hacen al país. 


Los pilotos de Van Air de nuevo me conceden viajar en cabina con ellos. El avión es el mismo que me trajo a Vila desde Nueva Caledonia. Me parece que Van Air sólo tiene un avión grande...éste. 

Una en la isla, un taxi me lleva al Whitegrass Ocean Resort, un complejo con una docena de bungalows sin grandes pretensiones y con una preciosa vista al océano Pacífico.



No hay muchos clientes y el lugar está muy calmado. Por suerte, la lista de actividades para escoger es larga. La primera va a ser la visita de uno de los kastom villages, llamado "selva mágica". Ya por su nombre se adivina que va a ser una turistada de mucho cuidado, pero bueno, al fin y al cabo es lo que soy, un turista ¿no? Mañana os explico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario