lunes, 24 de diciembre de 2012

Isla Genovesa (Tower)



Bahía Darwin, Isla Genovesa, Galápagos

Nuestro sexto día de expedición por las Islas Galápagos transcurre en la aislada y lejana isla Genovesa (Tower). El Beluga ha navegado durante toda la noche desde Santa Cruz para que amaneciésemos en la tranquila bahía de Darwin, la caldera de un volcán extinguido.



Solo tomar tierra nos reciben varias parejas de gaviota tijereta (Creagrus furcatus)



El lugar no puede ser más idílico. Genovesa no entra generalmente en los tours por las Galápagos porque cae un poco lejos, así que la sensación de naturaleza virgen y pura no puede ser mayor.

Durante el paseo entre manglares nos encontramos con multitud de parejas de rabihorcado magnifico (Fregata magnificens) y piquero patirrojo (Sula sula). Por fin puedo ver en directo esos pechos rojos hinchables de las fragatas que tanto me gustaban de pequeño en los cromos.




Más tarde, en una segunda escala, el panga del Beluga nos acerca a las denominadas escaleras del Príncipe Felipe (no el nuestro sino el inglés, que visitó este lugar en 1960), en la parte oeste de la bahía de Darwin. Mientras el resto del grupo prosigue su paseo, yo me quedo atrás solo, bueno...casi solo. Me acompaña un confiado piquero pardo (Sula dactylatra). Tan cerca estoy de él que para que se ponga de perfil, yo mismo le aparto el pico hacia la izquierda con mi mano.



Al cabo de un rato, atraído por la curiosidad, aparece un sinsonte de Galápagos (Nesomimus parvulus), un poco diferente del que vimos en Española, algo que también apreció el bueno de Darwin hace 160 años.



Al final del paseo, un merecido descanso para contemplar la maravillosa y virgen costa este de Genovesa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario