miércoles, 5 de diciembre de 2012

Luganville, Espíritu Santo y la WW2



Luganville, Espíritu Santo, Vanuatu

Aún siendo la segunda ciudad más importante del país, Luganville parece más bien un gran pueblo desierto. Claro que hoy es domingo y los domingos en el Pacífico son días de total inactividad.

Pero no ha reinado precisamente siempre la calma en las calles de este lugar. Entre 1942 y 1945, en plena segunda guerra mundial (la WW2 como la abrevian los ingleses) Luganville albergó a más de medio millón de americanos. Aquí se asentó una de las bases militares más importantes del Pacífico durante la guerra contra Japón. A veces se veían hasta 100 buques militares anclados en la bahía. Los americanos construyeron 40 salas de cine, hospitales, pistas de aterrizaje, puentes, mercados...de todo. Hoy no queda nada. Solo los restos de todo el aparataje que los yanquis decidieron hundir en un lugar conocido como Million Dollar Point antes de abandonar Espiritu Santo. Así que cojo un taxi y le pido al conductor que me lleve hasta este curioso punto. Al llegar me encuentro con una enorme playa llena de restos de maquinaria oxidada, aunque el taxista me dice que bajo el agua hay muchísimo más.




El fondo marino de esta bahía también alberga otra sorpresa: el SS President Coolidge, un buque de 210 m de largo, que se hundió tras chocar con dos minas el 25 octubre de 1942. Los más de 5.000 marines que lo ocupaban tuvieron que ser evacuados en menos de 2 h antes de que el barco se lo tragase el agua. Hubo 5 muertos.

Hoy, 70 años más tarde, los submarinistas adoran venir hasta aquí para recrear la vista con el pecio y la maquinaria abandonada, todo mezclado entre coral y peces tropicales.

En 1983 el Million Dollar Point junto con el pecio del Coolidge fueron declarados reserva histórica.



Aunque Luganville ha pasado de tener 500.000 habitantes a solo 11.000, hoy es un centro importante de la economía de Vanuatu. Al menos 90% de la copra del país, 2/3 de la carne congelada, la mayoría de su madera y toda la producción de cacao se embarcan en este puerto.



Esperando el taxi-boat a Bokissa, unos niños se zambullen y juegan alegres. No parece importarles mucho todo lo que ha visto este muelle.

No hay comentarios:

Publicar un comentario