martes, 18 de diciembre de 2012

Lanai



Maui, Hawai

La pequeña isla de Lanai queda justo enfrente de Maui, a tan solo 15 km de distancia. Es la excursión ideal de un día para hacerla en velero.

La isla fue comprada en 1922 por James Dole, un empresario de Boston por poco más de 1 millón de dólares. Aquí plantó piñas y mandó construir un pueblo para acoger a los trabajadores japoneses y filipinos de las plantaciones. También construyó un puerto para poder exportar la producción.

La Hawaian Pineapple Co. de Dole prosperó y mucho. En 1987, el multimillonario David Murdock (a no confundir con el magnate de los medios Rupert Murdoch) compró parte de la empresa y mandó construir hoteles, campos de golf, complejos recreativos, etc... Al principio continuó el negocio de las piñas, llegando a poseer la plantación más grande del mundo con 5.200 hectáreas. Me imagino que cuando vio que los hoteles para millonarios y el golf le daban más dinero y menos quebraderos de cabeza que las piñas, decidió reducir su plantación a tan solo 400 hectáreas, justo lo necesario para los clientes del hotel.

Alojarse en uno de esos hoteles es prácticamente imposible a no ser que uno sea multimillonario o...político. Nosotros, turistas de a pie, nos limitamos a desembarcar en una de sus playas y a pasear por los alrededores.

En el interior de Lanai hay un volcán extinguido, el Palawai, con una caldera que alcanza los 1.000 m de altura. También se encuentra allí la población principal de la isla, Lanai City, donde reside la práctica totalidad de los 2.500 lanaienses. 


Pasadas unas horas de relax, toca retorno a Maui. Hace algo de viento y el capitán decide izar velas. Fuera, las ballenas van y vienen. Hay tantas que ya no prestamos atención.

No hay comentarios:

Publicar un comentario